Ignasi Rafel, sobre el paper dels directius després del covid-19

Ya han pasado 8 semanas desde la declaración del Estado de Alarma en España. 56 días. 1.344 horas interminables para todos. Los más pequeños, cumpliendo el encierro de forma responsable sin entender porque no pueden salir de casa, los mayores, muchos encerrados bajo la afectación de un ERTE, otros teletrabajando o trabajando con miedo al contagio y nuestros abuelos, los más vulnerables, confinados entre rejas de distancia, máscaras, látex y soledad.

Está siendo una prueba de estrés para todos. También para las empresas y sus directivos, y de ellos quiero hablar.

Soy afortunado por tener trabajo, lo que me ha permitido seguir teletrabajando y mantener el contacto con muchos de ellos.

Como a todos, les llegó por sorpresa, sin avisar. Crisis global. Frenazo brusco de la economía. No iba a durar mucho pero no tenía fecha de caducidad. Han tenido que trabajar en la incertidumbre, con muchas hipótesis, pero ningún modelo de referencia. Han tenido que tomar decisiones, todas debatiéndose entre la responsabilidad empresarial y la sanitaria, entre mantener la actividad y preservar los puestos de trabajo o asumir el riesgo de contagio, entre contribuir a mantener el flujo económico o parar para suavizar la curva de contagios. Decisiones difíciles para situaciones complejas. Y a todo ello sumarle el análisis de múltiples escenarios, la definición de planes de contingencia, la búsqueda de financiación para mantener la liquidez, la reducción de costes y la gestión de ERTE’s.

No todos lo superarán. Pero para muchos será una inmejorable oportunidad para poner a prueba y demostrar sus competencias directivas. Toma de decisiones bajo tensión, gestión de la incertidumbre, adaptación a entornos inciertos, resolución de problemas complejos, liderazgo y trabajo en equipo y remoto, creatividad y adaptación al cambio.

Habrá un antes y un después. Tal vez menor del que pensamos y sería deseable, porque somos animales de costumbres y tenemos poca memoria. Muchas empresas cambiarán de modelo. Se reinventarán. No les quedará más remedio. Cambiarán las reglas del juego. Esta crisis ha dado una patada aceleradora a la transformación que todos teníamos latente y avanzaba de forma perezosa.  El teletrabajo ha venido para quedarse, la relocalización de muchos centros productivos, la digitalización, …

La reactivación del mercado será, seguro, asimétrica. Algunos sectores no solo no han caído si no que han crecido, otros se recuperarán rápido y otros tendrán una recuperación más lenta. La clave estará en la reactivación del consumo. Un consumo que estará directamente relacionado con el empleo y la confianza en mantenerlo. 

Las empresas deberán redefinir sus estrategias, mutará la cultura de muchas organizaciones que requerirá de nuevos perfiles de dirección. Unos directivos ya habrán demostrado sus competencias para el nuevo escenario, otros deberán cubrir el gap para adaptarse al nuevo entorno y algunos se verán sustituidos por otros más capaces de liderar los nuevos retos.

El análisis del nuevo entorno, la definición de la estrategia y la nueva cultura, así como la adecuación del talento directivo interno o selección del talento directivo adecuado, volverán a ser la clave para afrontar la “nueva normalidad” con éxito.

Ignasi Rafel

Soci fundador de Talman Group Executive Search

Membre de la junta de la COEIC i president del Consell d'Ocupació i Formació dels Enginyers Industrials de Catalunya

CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.